Kant: El Giro Copernicano en la Filosofía | Joan Solé

Kant: El Giro Copernicano en la Filosofía | Joan Solé Gratis en PDF

Kant El Giro Copernicano en la Filosofía Joan Solé
Kant El Giro Copernicano en la Filosofía Joan Solé

Kant: El Giro Copernicano en la Filosofía | Joan Solé puesto que nos disponemos a meter los brazos hasta los codos en faena filosófica, quizá convenga empezar a presentar la importancia histórica de Kant no mediante un concepto ya llegarán, densos y abundantes sino a través de unas imágenes de otro genio, no de la filosofía sino del cine (o no del pensamiento conceptual sino del pensamiento visual).

Es probable que todo el mundo recuerde la película Tichico, de Charles Chaplin, y más concretamente la secuencia en la que Charlot y el niño de cinco años que tiene a su cargo, ambos sumidos en la pobreza, tratan de juntar algo de dinero mediante la siguiente argucia: el niño lanza una piedra contra la ventana de alguna casa, hace el cristal añicos, y al cabo de un momento pasa por delante de la casa Charlot pertrechado con los utensilios de cristalero y dispuesto a reparar el estropicio por un precio razonable. Pues bueno, haciendo algunas leves correcciones y adaptaciones, ahí tenemos a la pareja David Hume-Immanuel Kant llevando a cabo, básicamente, la misma operación respecto al pensamiento filosófico occidental. Lo que hizo Hume con la tradición filosófica, en efecto, fue lanzarle una pedrada. Después de que los más variados pensadores expusieran a lo largo de siglos sus doctrinas acerca del universo y de los hombres, el escocés dieciochesco Hume desbarató su edificio conceptual y dejó en evidencia la vana arrogancia de pretender explicar el fondo de la realidad mediante razonamientos. Les mostró a los pensadores que entre sus ideas o contenidos mentales y el mundo exterior a ellas mediaba un abismo insalvable, y que solo la prepotencia o la ingenuidad podían olvidar esta drástica separación. En rigor, no podía hablarse de certeza absoluta o verdad incontrovertible sobre nada: el hecho de que el Sol haya aparecido por levante durante milenios no asegura que mañana vaya a hacerlo, solo indica una alta probabilidad de que lo haga. Kant leyó las argumentaciones escépticas de Hume acerca de la posibilidad y los límites del conocimiento, y quedó vivamente impresionado: según su propia expresión. Hume le despertó de su sueño dogmático. Siguiendo con la analogía chaplinesca, pues, podríamos decir que Kant se encontró con el cristal hecho añicos y se ofreció a repararlo, pero colocó en su lugar un cristal esmerilado, y les dijo a los filósofos que estaban en el interior de la casa: «Hasta ahora creíais que el cristal era transparente y que veíais las cosas tal como son en realidad, que lo único que había que hacer era mantenerlo limpio de polvo y de excrementos de paloma y evitar que se empañara. Pues no, señor. Lo que veis y comprendéis es el producto de las operaciones de vuestra sensibilidad, de vuestro entendimiento y de vuestra razón, y para que lo tengáis claro aquí os coloco un cristal translúcido».

Título: Kant: El Giro Copernicano en la Filosofía
Autor/es: Joan Solé
Edición: 1ra Edición
Tipo: Libro
Idioma: Español
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:

personas han descargado este documento

Review Overview

0%

User Rating: No Ratings Yet !

Te puede interesar:

La Danza de los Maestros de Wu-Li Gary Zukav

La Danza de los Maestros de Wu-Li | Gary Zukav

La Danza de los Maestros de Wu-Li | Gary Zukav Gratis en PDF La Danza …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.